¡La pregunta del millón! 

Después de más de 20 años dedicado a la implantología y muchos miles de implantes en Bilbao colocados, yo creo que la pregunta que más me han hecho mis pacientes es esa misma:  Jorge, ¿duele mucho ponerse un implante dental? «Y mi respuesta siempre suele ser la misma: el dolor no te lo voy a hacer yo, te lo va a hacer la recepcionista cuando te pase la factura, así que puedes estar tranquilo». Ya un poco más relajado, y con esa media sonrisa que le permiten esos momentos de angustia previos cualquier intervención,  ya les explico tranquilamente:

«Los implantes se colocan mediante una intervención muy sencilla bajo anestesia local, la misma que utilizamos para hacerte un empaste, o una extracción. Una vez anestesiado no vas a notar absolutamente ningún dolor. Notaras que te ando, que vibra, etc., pero de dolor nada. Haremos una pequeña incisión de 2-3 cm, fresaremos el hueso para realizar el hueco donde colocaremos el implante y una vez verificado todo este proceso radiográficamente colocamos el implante en su sitio y listo.  Un par de puntos de sutura y a casa».

Te va a molestar menos que una limpieza y será más rápido que un empaste, te lo aseguro, cuando te ponen un implante dental no duele y En 15-20 minutos máximo hemos terminado.

La cara siempre suele ser la misma: incredulidad al principio y sorpresa al final: pero… ¿ya está? ¿Para esto llevo yo 2 noches sin dormir?

Así, que a día de hoy, podéis estar totalmente tranquilos, que si os ponéis en buenas manos, (que es lo más importante), con las técnicas de las que disponemos actualmente y siguiendo las indicaciones correctas los días anteriores y posteriores a la intervención, los tratamiento implantológicos no deberían a ser más molestos que cualquier tratamiento dental.